Nuestro pequeño sonador. Diciembre 2018.
Como es habitual en la Asociación Pídeme la Luna y cuando falta tan poquito para despedir el año 2018, podemos decir con inmensa alegría y con gran ilusión que ha sido un año repleto de sueños, pero de sueños cumplidos, de sueños hechos realidad, no podía ser de otra manera, para eso nació ésta “Fábrica de Sueños” y éste será siempre nuestro único y gran objetivo: hacer muy felices a nuestros niños de Onco-Hematología, llenar de magia y de alegría sus habitaciones del hospital y hacerles ver que todo es posible cuando se lucha y se tiene ilusión y esperanza en conseguir algo, en definitiva, hacerle más llevaderos sus largos periodos de hospitalización alcanzándoles si fuera preciso “LA LUNA”.
Hoy hemos vuelto a vivir nuevamente en nuestro hospital unos momentos preciosos y entrañables con uno de nuestros niños más pequeñitos; nuestro pequeño soñador se llama Adrián y solo tiene dos añitos y medio. Adrián es un niño precioso, cariñoso y alegre y él también tenía un sueño, ya que había pedido muchas veces una MOTO GRANDE DE POLICIA, y cuando Pídeme la Luna lo supo, dicho y hecho: buscó la moto más bonita que había y se la llevó a su habitación del hospital. La cara de Adrián se iluminó con su bonita sonrisa y ni corto ni perezoso se subió a su moto y comenzó a tocar todos los botones: claxon, luces etc. y no había quien lo bajara.
Querido Adrián, deseamos que disfrutes mucho con tu super moto, dando unos bonitos paseos en el parque de tu pueblo, ah y no te olvides que tenemos que llevarte también el casco, un bonito casco para que vayas seguro. Disfruta mucho campeón.
37 photos · 5 views