new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Iglesia Jesús Nazareno e Inmaculada Concepción,Cuauhtémoc,Ciudad de México | by Catedrales e Iglesias
Back to photostream

Iglesia Jesús Nazareno e Inmaculada Concepción,Cuauhtémoc,Ciudad de México

En este sitio reposan sus restos hasta la fecha.

 

HERNÁN CORTÉS

 

1485-1547

 

www.facebook.com/catedraleseiglesias

 

© Álbum 0505

By Catedrales e Iglesias

Arquidiócesis Primada de México

www.catedraleseiglesias.com

 

Templo Jesús Nazareno e Inmaculada Concepción

Rector Pbro: Juan Manuel Díaz Velasco

Rector Pbro: Eduardo Lozano Juárez

República del Salvador No. 119

Entre Pino Suárez y 20 de Noviembre

Centro Historico

Delegación Cuauhtémoc

C.P.06060

Tel : 01-555-542-7908

Ciudad de México

Corrreo Electronico: jesusnazarenoic@hotmail.com

 

La historia de los huesos de Hernán Cortés

por Xavier López Medellín

 

www.motecuhzoma.de/huesos.html

 

La muerte de Hernán Cortés, conquistador de México y marqués del Valle de Oaxaca, ocurrió la noche del viernes 2 de diciembre de 1547, cuando tenía la edad de 62 años. A partir de entonces, los huesos de Cortés no encontrarán un sitio permanente de reposo, pues serán constantemente cambiados de lugar por varias razones.

 

Su testamento fue redactado entre el 11 y 12 de octubre de 1547, y en él planeó sus funerales. Solicitaba ser enterrado en la iglesia de la parroquia donde muriese, sin embargo, este testamento fue modificado poco tiempo después, y se dio a las albaceas de Cortés la libertad para decidir sobre este tema.

 

Así, el domingo 4 de diciembre de 1547 comenzaron las ceremonias fúnebres, con curas, capellanes, frailes; cincuenta pobres vestidos con "ropas largas de paño y caperuzas"; además de todos los criados del marqués propiamente vestidos de luto. El prior del monasterio pidió que se abriera la caja fúnebre para reconocer el cuerpo del marqués, y hecho esto, el féretro se depositó "en medio de las gradas del altar mayor del monasterio, que era el mausoleo del duque de Medina Sidonia", en San Isidoro del Campo, Sevilla. En este entierro, se puso el siguiente epitafio ordenado por el segundo marqués del Valle (Martín Cortés):

 

Padre cuya suerte impropiamente / Aqueste bajo mundo poseía / Valor que nuestra edad enriquecía, / Descansa ahora en paz, eternamente.

 

Tres años después, en 1550, sus restos fueron trasladados junto al altar de Santa Catarina en la misma iglesia, por necesidad de espacio en el mausoleo del duque de Medina Sidonia.

 

En su Testamento, Hernán Cortés disponía que sus restos fuesen trasladados a un monasterio que él había encargado construir en Coyoacán, de ser posible antes de diez años de cumplida su muerte. Este monasterio nunca fue construido, y el dinero encargado por Cortés fue destinado a otras labores por el cabildo de la ciudad de México.

 

Finalmente en 1566, quince años después de la muerte de Cortés, sus restos fueron trasladados a la Nueva España en una urna cerrada, forrada en terciopelo. Como no existía el monasterio de Coyoacán, se le dio sepultura en la iglesia San Francisco de Texcoco, donde estaban enterradas su madre (Catalina Pizarro) y una de sus hijas. En este sitio reposarán los huesos 63 años.

 

Al morir en 1629 don Pedro Cortés, cuarto marqués del Valle, y último en la línea de descendencia masculina, se decide enterrarlo en la iglesia de los franciscanos en México. Así, el virrey y el arzobispo aprovechan la ocasión y trasladan junto con don Pedro, los restos de su gran abuelo Hernán Cortés a donde "tomó descanso el último de sus herederos varones". Los huesos de Cortés fueron mantenidos durante nueve días en la sala principal del palacio de su estado en donde se honraron. Posteriormente, se abrió un nicho en la pared detrás del Sagrario de la iglesia de franciscanos, y se depositó la urna de los huesos, resguardada por una puerta doble de hierro y madera dorada, con cristal. Sitio donde pemanecerán por 87 años, y se grabó la siguiente inscripción:

 

"Ferdinandi Cortés ossa servatur hic famosa".

 

Posteriormente, en 1716 vuelven a cambiar los restos de lugar, y los trasladan a la parte posterior del retablo mayor, en la misma iglesia. En este sitio permanecerán 78 años.

 

En 1794, se sacó la urna de madera dorada y cristales, con cuatro asas de plata, y que tenía en la cabecera pintadas las armas del marqués. Dentro de la urna se hallaron los huesos envueltos en una sabana, bordada de seda negra y con encaje. El cráneo estaba en un pañuelo de la misma tela con encaje blanco en la orilla. La urna fué trasladada al Hospital de Jesús, fundado por Hernán Cortés.

 

El 8 de noviembre del mismo año, se alfombró la iglesia de Jesús, se colocaron treinta blandones de plata en el sepulcro, que constaba de un zócalo, una urna con un busto del conquistador hecho por Manuel Tolsá, y una estela con el escudo del Marqués dorado a fuego. Todo hecho de mármol. La ceremonia se anunció con campanas por toda la ciudad y fue celebrada por Fray. Servando Teresa de Mier. En este sitio reposarán por 23 años.

 

En 1823 era casi inminente la profanación de este monumento por el movimiento de independencia y sus partidarios, que querían quemar los restos del conquistador en la plaza de San Lázaro, por lo que fue preciso esconder los restos de Cortés. Para ello, el Ministro don Lucas Alamán, junto con el capellán mayor del Hospital, doctor Joaquín Canales, la noche del 15 de septiembre de 1823 extrajeron los huesos de su mausoleo, y los colocaron bajo la tarima del hospital de Jesús. El mausoleo fue desmantelado y el busto y armas de bronce dorado se remitieron a Palermo, con el señor duque de Terranova. Con este traslado se hizo creer que los huesos ya no estaban en México. Bajo esta tarima se resguardaron los huesos de Cortés 13 años.

 

De debajo de la tarima del altar mayor, se cambian en 1836 a un nicho en el muro del lado del Evangelio, en donde estaba el monumento, y se cierra el nicho sin ninguna otra referencia. En este nicho estuvieron reposando en secreto 110 años.

 

Alamán entrega a la Embajada de España una copia del llamado "Documento del año 1836" que revelaba el lugar del secreto entierro del marqués, esta copia se mantuvo en secreto. En 1946 se tuvo acceso a este documento por parte de algunos investigadores de El Colegio de México, quienes convencidos de su autenticidad decidieron buscar los restos ocultos.

 

El domingo 24 de noviembre comenzó la excavación en el lugar del muro contiguo al altar mayor que señalaba el documento. Dos horas después, descubrieron una gran losa que ocultaba la bóveda con la urna. Finalmente con un golpe de barrena, la urna con el terciopelo bordado en oro quedó al descubierto. La noche siguiente se hizo publico el hallazgo, y se quitó la urna y el forro de terciopelo, la primera cubierta de plomo y la caja de madera. Entonces apareció una urna de cristal y se vieron los envoltorios de los huesos.

 

El 28 de noviembre se expide un acuerdo presidencial en el que se confía al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) la custodia de los huesos, y el realizar estudios para autentificar los mismos, que en caso de confirmarse, se conservarían en el mismo Hospital de Jesús.

 

El estudio aportó interesantes datos de la vida del famoso conquistador. Aunque ya se conocían datos de los huesos como "cráneo pequeño y alargado, y los demás huesos de un hombre de complexión fuerte", se notaron "huellas de abscesos de los alvéolos de los incisivos medios, canino y premolares superiores izquierdos" lo que indica que Hernán Cortés padeció mucho de los dientes. Además se encontraron "los fémures derecho e izquierdo completos. Tibias derecha e izquierda completas. Peronés derecho e izquierdo. Rótula derecha completa y normal", lo que desdice una posible deformación causada por bubas en la pierna derecha.

 

Ya confirmada la autenticidad de los huesos, la comisión encargada de este estudio recomendó se restaure la cubierta exterior de terciopelo, las cajas de plomo, la caja de madera y la urna de cristal; y que se depositen los huesos en el mismo nicho en que fueron encontrados. Así se hizo, y el 9 de julio de 1947 se reinhumaron los restos de Hernán Cortés y se puso sobre el muro de la iglesia una placa de bronce, de 1.26 m por 0.85 con el escudo de armas de Cortés con la inscripción:

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Martínez, José Luis: Hernán Cortés (versión abreviada). Breviarios FCE, México 1992

 

Pereyra, Carlos: Hernán Cortés. Editorial Porrúa, S. A., México 1985

9,350 views
0 faves
0 comments
Taken on March 11, 2012