new icn messageflickr-free-ic3d pan white
Comença a nevar al Coll del Gran Sant Bernat | by ll.lloren
Back to photostream

Comença a nevar al Coll del Gran Sant Bernat

El Puerto del Gran San Bernardo es uno de los mitos viajeros de Suiza y no solo por ser uno de los más conocidos de Europa y el tercero más alto de Suiza, sino también por ser el puerto que dio nombre a los famosos perros San Bernardo, toda una institución en el país helvético.

Esta magnífica raza de perros es todo un símbolo en Suiza, a la altura del queso, el chocolate, el Matterhorn o Heidi. Su carácter familiar, cariñoso y juguetón y sobre todo su imponente aspecto físico son sus principales características.

Se tiene constancia del paso ya desde la época romana, pues constituía una importante vía de comunicación entre las provincias romanas al norte y al sur de los Alpes. Prueba de ello es el templo de Júpiter que se construyó en su día y por el cual, antes, el paso se conocía como Puerto de Monte Júpiter.

Pero la verdadera historia y fama del paso del Gran San Bernardo empieza en el año 1035 cuando el monje Bernardo de Menthon (Bernard du Menthon) creó un hospicio en la parte suiza del collado para ayudar y dar cobijo a viajeros y peregrinos que seguían la dura ruta que cruzaba el puerto.

Las condiciones meteorológicas del Gran San Bernardo han sido y son muy peligrosas, dónde la nieve y la niebla tienen una presencia muy importante a lo largo del año. De hecho el paso solo está abierto entre los meses de junio y septiembre.

En este contexto, el hospicio tenía una importancia vital para aquellas personas que decidían utilizar esta ruta, y que podían verse sorprendidos a menudo por importantes neviscas.

Pero es a mediados del s. XVII cuando se introduce la figura del perro San Bernardo en el paso y en el hospicio. Primero como guardianes de la comunidad canónica y poco después como perros de rescate.

Su fama mundial crece a partir de principios del S. XIX, cuando el ejército de Napoleón cruzó el paso del Gran San Bernardo. Fueron muchos de esos soldados, que a través de sus diarios y cartas, dieron a conocer al mundo las tareas salvadoras de estos animales.

 

Barry, el San Bernardo más famoso, es una leyenda de la raza de Gran San Bernardo y es que este perro, que vivió de 1800 a 1812 en el hospicio, salvó a más de cuarenta personas. En sus últimos años de vida, uno de los padres del hospicio se lo llevó a Berna para que finalizara su vida lo más cómodamente posible. En 1814 falleció, pero su nombre nunca más se perdió ya que gracias a él, el perro San Bernardo es el perro nacional suizo desde 1884. En honor a Barry, siempre hay un perro en el hospicio que lleva su nombre.

 

Del Blog de VACACIONES POR EUROPA

175 views
26 faves
7 comments
Taken on September 26, 2008