new icn messageflickr-free-ic3d pan white
6.- Acueducto mandado construir por el Obispo de Michoacán Fray Antonio de San Miguel | by Quokant
Back to photostream

6.- Acueducto mandado construir por el Obispo de Michoacán Fray Antonio de San Miguel

 

ACUEDUCTO DE MORELIA

 

Al oriente del Centro Histórico de Morelia se ubica el Acueducto de finales del siglo XVIII, el cual fue un importante conducto acuífero que suministraba agua potable a la ciudad extraída de manantiales.

 

El monumento destaca por su calidad constructiva, diseño, apreciación estética y artística entre otros aspectos. El de Morelia es el acueducto en mejor estado de conservación y con la mayor estructura original de los que quedan en México. El acueducto fue un elemento urbano relevante para que el Centro Histórico de Morelia fuera declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1991. El acueducto de Morelia está presente al reverso de los actuales billetes del Banco de México de 50 pesos.

 

ANTECEDENTES

 

En la antigüedad los centros poblacionales siempre se han asentado cerca de una fuente de agua. La antigua Valladolid se fundó sobre una extensa loma plana ubicada al norponiente del llamado valle de Guayangareo que a su vez se encontró atravesado por dos ríos, rodeado de cerros y en donde al suroriente del valle entre las colinas se hallaron manantiales.

 

Para surtir el vital liquido a la ciudad se necesitó construir un conducto que lo trasportara.

 

En los primeros años de la existencia de la ciudad se hizo una zanja para atraer agua desde el río sur del valle. Posteriormente se busco traer el agua directamente de los manantiales.

 

Los acueductos surgidos en la época de los romanos han sido una eficiente forma para trasportar el agua sorteando los desniveles del relieve.

 

La hoy Morelia ha tenido cuatro estructuras de acueducto en su historia:

 

PRIMER ACUEDUCTO: La ciudad fue fundada oficialmente en 1541, el primer acueducto que se edificó en la ciudad fue construido en 1549, era una estructura elaborada en madera y tejamanil, compuesta por “canoas” que eran troncos tallados en su centro los cuales conducían el agua. Este sistema de acueducto en base a canoas fue utilizado en la época colonial española en varias poblaciones de Michoacán donde hay documentos que los refieren.

 

SEGUNDO ACUEDUCTO: A finales del siglo XVI la estructura del acueducto se sustituyó por una elaborada en cal y canto, conservando partes de madera y canoas. En el siglo XVII el acueducto fue reparado en variadas ocasiones.

 

TERCER ACUEDUCTO: En el siglo XVIII es cuando se construye el primer acueducto en piedra de cantera. En 1705 el Decimosexto Obispo de Michoacán Manuel Escalante Colombres y Mendoza (periodo 1704-1708) mando remplazar en cantera una parte del existente acueducto. Posteriormente entre 1728 y 1730 se construyó otra sección. En 1784 se derrumbo una parte del entonces acueducto.

 

CUARTO ACUEDUCTO: LA ACTUAL ESTRUCTURA DEL ACUEDUCTO, RESULTADO DE UNA CRISIS

 

En 1784 la antigua Valladolid se encontraba sin el suministro de agua potable al haberse derrumbado una parte del acueducto. Año en que coincidió con la falta de lluvias provocando una larga sequia en el campo, lo que a la vez originó la escasez de granos y alimentos en la ciudad, desembocando a su vez en desempleo entre los campesinos, falta de dinero, etc. elementos de una crisis económica en la época.

 

En esa época la administración pública estaba inmersa entre Iglesia y Estado, por lo que el entonces Vigesimoquinto Obispo de Michoacán Fray Francisco Antonio de San Miguel Iglesia Cajiga (periodo 1783-1804) (fraile de la Orden de San Jerónimo O.S.H), tuvo la idea de resolver los problemas de la ciudad con la construcción de un nuevo acueducto, que es el que hoy vemos. Resolviendo así con esta obra de infraestructura hidráulica la falta de agua potable y generado empleo.

 

Los trabajos de construcción del acueducto iniciaron en 1785 concluyéndose en 1789, la obra fue encomendada al maestro Diego Durán. Parte del antiguo acueducto se reconstruyó, y se le agregaron contrafuertes, para la construcción de la parte nueva la cantera se extrajo de la loma de Santa María. En su época de funcionamiento el acueducto contó con 253 arcos de diversos tamaños.

 

A lo largo del siglo XIX el acueducto fue admirado por ilustres viajeros que llegaron a la ciudad a conocerlo y quienes escribieron sus impresiones en cartas y libros. En una pintura de finales del siglo XIX elaborada por el artista local Mariano de Jesús Torres se puede observar en buen estado el acueducto en su cruce sobre la Calzada de Guadalupe, donde se observa el entorno un tanto despoblado al ser el límite de la entonces ciudad, y al fondo junto a la plazuela de Villalongín el sitio donde concluye el acueducto.

 

El sistema del acueducto estuvo en función hasta 1910. Posteriormente en el desuso el monumento se salvo de su demolición, se colocó pavimentación en sus costados para habilitar el área como avenida. A lo largo del siglo XX el acueducto sufrió daños menores, sus muros se utilizaron para colocar publicidad, incluso carteleras espectaculares; algunos arcos pequeños, así como las bases de otros quedaron enterrados con el cambio del nivel del suelo por pavimentaciones, actualmente se encuentran bajo pavimento varios arcos en el área donde inicia.

 

En 1997 el monumento fue sometido a una restauración integral, y posteriormente se le coloco iluminación escénica. Actualmente el acueducto es un importante atractivo turístico de la ciudad y se ha convertido en un icono arquitectónico de Morelia.

 

{Información del funcionamiento y arquitectura del acueducto en próximas páginas de este álbum}

  

4,718 views
1 fave
0 comments
Taken on February 21, 2010