Abadía, la ciudad invisible de Cristina
::: Ver y descargar /Propiedad Intelectual /Derechos y permisos /Contacto
::: Sobre este álbum: En la lectura que estoy haciendo a paso de tortuga de Paisaje y esfera pública encontré el texto de la artista Cristina Gámez, donde habla de Abadía:


"...hay una cantera de piedra abandonada, esa piedra porosa y de color crema que domina el paisaje en la zona sur y que es la piedra con la que antes se construían aquí las casas... En esta cantera yo construí una pequeña ciudad invisible, se llama Abadía.

En mis años de estudio en la facultad de Bellas Artes me propusieron como ejercicio construir o imaginar una ciudad invisible partiendo del libroLas ciudades invisibles de Italo Calvino en el que se presentan metáforas en forma de pequeñas ciudades del alma. Y yo me encontré con esta cantera que no era más que un montón de piedras caóticas pero manipuladas por el hombre, con cortes rectilíneos y marcas o hendiduras de haber sido levantadas por grandes máquinas humanas, piedras que tenían como finalidad en construir casas. Paseando un día por aquella cantera encontré que aquellos grupos de piedras (algunas tenían tamaños monumentales) conformaban aparentes construcciones en forma de dólmenes o un pequeño anfiteatro, unos soportes para esculturas, etc. Me dediqué a hacer una reconstrucción fotográfica de todo lo que creía haber descubierto como restos de una antigua civilización posible. Además de esto, me aventuré a intervenir escultóricamente en forma de talla de aquellas piedras. Realicé unos cortes geométricos conformando un diseño a modo de signo o patrón en el frontal de un escenario con unas escaleras en su frente que daba la impresión de enmarcarlo y convertirlo en obra intemporal, señal legible y misteriosa para posibles paseantes curiosos capaces de adentrarse en territorios no delimitados o desconocidos.

Aquella cantera se convirtió a partir de entonces en un lugar muy especial para mí. De alguna forma me apropié del lugar sin tener que hablar con nadie, sin tener que pagar, sin tener que publicitarme por ello, era algo mío y algo privado y a la vez abierto a todos. y lleno de posibilidades y sorpresas para un posible visitante. Éste fue un encuentro feliz con un lugar, esto podría ser un ejemplo de habitar un lugar, respetar y explotar el espíritu de un espacio ..."

Cristina Gámez


Hoy hice mi viaje a Abadía, encontré la ciudad, encontré los signos de Cristina, encontré signos que no estoy seguro de que sean también de ella o de la gente que trabajó en la cantera, encontré un coche oxidado, encontré huesos, encontré un recorrido misterioso por la ciudad marcado con números, y tuve mucha suerte con la luz y las nubes que hubo esta mañana.

Gracias, Cristina.


Si quieres escribirme puedes hacerlo a: liferfe@gmail.com
55 photos · 175 views